Colegio de Primaría, ESO y Bachillerato en Madrid

Bienvenidos/as a SANTA MARÍA DEL VALLE, centro privado de educación primaria, ESO y Bachillerato en Madrid, desde 1967

colegio de Primaría, ESO y Bachillerato en Madrid

El COLEGIO SANTA MARÍA DEL VALLE abrió sus puertas en 1967. Desde entonces, son centenares los alumnos que han pasado por nuestras aulas, muchos profesores y otros trabajadores que, con distintas actividades, ayudaron a que nuestro colegio en Madrid se levantara cada día. De todos, guardamos un recuerdo grato y un ejemplo. Aprendimos de ellos a ser humildes, a ser necesarios. A quienes ahora recogemos las espigas crecidas y, sembramos otras nuevas, nos enseñaron que nuestra labor no es ser reconocidos ni ser brillantes. Se parece más bien a tender las losas de un camino por el que las generaciones deben andar con pasos firmes. A nuestros mayores no les costaba distinguir entre una persona instruida y una persona educada. La instrucción se impartía en las escuelas, en los institutos y en la universidad. Los alumnos heredaban, de maestros y profesores, los conocimientos necesarios para pasar un curso, cuanto debía saberse, y eran juzgados por ello. La corona del saber aguardaba en la cima de una escalera de muchos peldaños. Pero lo que debe saberse varía, insensiblemente, desde el ayer más remoto.

A un niño griego, por ejemplo, le parecían tan útiles la música como el cálculo; a un bachiller español del siglo XVII, la teología y el latín le premiaban con dinero y con poder. Hoy se nos hacen imprescindibles el inglés y la informática. Entretiene pensar qué conocimientos tendrán que dominarse en unos años. Además de cambiante, aun la mejor instrucción es volátil. Los contenidos se desvanecen en el tiempo, se sustituyen por otros. A una persona educada, sin embargo, se le reconocían unas virtudes que no se impartían en las aulas, como el respeto, la constancia, la voluntad, la sencillez, la gratitud y la responsabilidad. Son virtudes fáciles de nombrar y difíciles de definir. Sin duda, el tiempo puede también abolirlas, pero una vez que se tienen, lo que el tiempo suele hacer es fortalecerlas. Y salimos un día al encuentro de los demás, queremos conocerlos y queremos que nos conozcan. Pero por unos sentimos de inmediato, sin saber por qué, admiración o afecto. Otros nos mueven a la indiferencia; algunos no nos escuchan, sólo unos cuantos nos comprenden. Y se anudan y se desatan, constantemente, todos los hilos de todas las pasiones. Perplejos, comprendemos de pronto que no es fácil estar con los demás y no es fácil estar sin los demás.

"Instruir, educar, convivir,...tenemos mucho que hacer."

Gracias por visitar nuestra web y dedicar unos segundos a nuestro colegio de primaria, ESO y bachillerato en Madrid, SANTA MARÍA DEL VALLE

Acceso Plataforma Educamos